Sedentarismo: el riesgo de no hacer ejercicio

Actualizado: 26 de mar de 2019


En el mundo actual, el sedentarismo es uno de los estilos de vida más habituales. El descanso es fundamental, y de vez en cuando, no hacer nada no es nada malo. Sin embargo, cuando la falta de ejercicio se convierte en hábito diario su peligro aumenta sobremanera. Tanto, que el sedentarismo es un factor de riesgo cardiovascular. Según la Fundación Española del Corazón, La inactividad física o falta de ejercicio se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiaca e incluso se ha establecido una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular. Tanto, que una persona sedentaria tiene más riesgo de sufrir arterioresclerosis, hipertensión y enfermedades respiratorias.


Nuestro cuerpo acusa la inactividad


La falta de ejercicio es una cadena. Sin sudoración el cuerpo quema menos calorías y en la mayoría de los casos gana peso. Además de ello, se tiende a perder masa muscular y los huesos pierden contenido mineral, e incluso se el metabolismo se transforma. El cuerpo se inflama, y es posible que las hormonas sufran un desequilibrio.


Cambiar de hábitos, clave

Al igual que el hábito tabáquico, el colesterol o el estrés, el sedentarismo es un factor de riesgo modificable. No obstante, para ello es necesario adoptar un estilo de vida activo, puesto que no se combate de otra forma. No es necesario correr una distancia maratoniana cada día. Basta con caminar 30 minutos cada día, o hacer unos ejercicios aeróbicos en casa.


La práctica de ejercicio físico debe comenzarse desde la infancia, y alargarlo durante toda la vida. Hoy en día, el cambio de las rutinas diarias ha hecho que los niños sean más sedentarios, puesto que sus juegos se han vuelto, en muchos casos, digitales. Por ello, la educación se torna fundamental y debemos inculcarles que, una vida activa conlleva una serie de beneficios


¿Cómo afecta el sedentarismo a nuestra salud?


Según la OMS, el sedentarismo va más allá de no hacer ejercicio físico, y conlleva una larga serie de problemas:

  • Sobrepeso o obesidad.

  • Propensión a enfermedades cardiovasculares y a la diabetes tipo II.

  • Hipertensión arterial.

  • La probabilidad de muerte prematura aumenta en un 20-30%.

  • El sedentarismo afecta más en los efectos de la menopausia.

  • Aumenta el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.

  • Aumenta el riesgo de sufrir depresión.




© Assumptio Proinnova Fundazioa 2019

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube