Parkinson: una enfermedad de origen desconocido pero de efectos reales

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa crónica e invalidante que afecta al sistema nervioso. Se estima que en el mundo la sufren siete millones de personas, mientras que en España la cifra se reduce a 160.000 personas. Os explicamos qué es y cómo afecta a las personas.


Si bien el Parkinson es conocido por los temblores que provoca, se trata de una enfermedad mucho más compleja y con un trasfondo que va más allá de ese síntoma. El Parkinson es un trastorno neurodegenerativo del sistema nervioso, que no conoce cura, y de origen desconocido. Se trata de la segunda enfermedad neurodegenerativa más común después del Alzhéimer, y afecta a siete millones de personas en el mundo. En España, la cifra de afectados asciende hasta las 160.000 personas, diagnosticándose 10.000 casos nuevos al año.


El Parkison degenera las neuronas de la parte media del cerebro, también conocido como la sustancia negra, lo que produce deficiencia de la dopamina, un neutrotransmisor de nuestro organismo. Esto altera el control que la persona afectada tiene de sus movimientos, además de producir temblores. No es el único síntoma motor que sufre el paciente aquejado de Parkinson; la rigidez y la bradicinesia –el movimiento lento–, así como trastornos de la marcha y el equilibrio son pan de cada día. No obstante, se calcula que un elevado porcentaje de pacientes, en torno al 30-40%, no sufren de temblores, uno de los síntomas más visuales.


En cambio, hay otros factores que pueden prever el Parkison antes de la aparición de los síntomas motores. Son, por ejemplo, alteraciones del estado de ánimo, problemas gastrointestinales, pérdida de memoria, o alteraciones del sueño. Además, en el 40% de los casos la primera manifestación de esta enfermedad es la depresión.


Las alteraciones del estado de ánimo, los problemas gastrointestinales, la pérdida de memoria, o alteraciones del sueño pueden ser síntomas previsoras del Parkinson

El Parkinson no tiene cura conocida actualmente, pero existen varios medicamentos que ayudan a mejorar los efectos de la enfermedad. En casos extremos, la cirugía y la utilización de electrodos estimuladores de movimiento se sitúan como medidas para paliar los efectos de esta afección.


Las cifras, en aumento

Entre las enfermedades neurológicas, que son las que mayor riesgo de discapacidad provocan, el Parkinson es la que mayor indice de crecimiento tiene. El motivo es claro: se trata de una afección con mayor incidencia entre la población de más edad, y la longevidad de la población mundial está aumentando. Así pues, se estima que para el año 2040 los casos mundiales de Parkison pasen de siete a 12 millones.


El envejecimiento es uno de los factores no modificables del Parkinson, la cual comienza a manifestarse de los 60 años en adelante en la mayoría de los casos. Sin embargo, el 15% de los casos se diagnostican en personas menores de 50 años, y es más frecuente en hombres que en mujeres. Además, se estima que al menos un 28% de los afectados no está diagnosticado de esta enfermedad de la que sus enfermos tardan entre uno y tres años en obtener diagnóstico.


Se estima que para el año 2040 los casos mundiales de Parkison pasen de siete a 12 millones.

© Assumptio Proinnova Fundazioa 2019

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube