La artrosis y la artritis: ¿en qué se diferencian?

Mucha gente cree que la artrosis y la artritis son una misma enfermedad. Sin embargo, son dos afecciones de distinto origen y tratamiento. En este post os explicamos cuáles son las características de cada de uno.


La coincidencia entre la artrosis y la artritis radica, básicamente, en que ámbas son enfermedades reumáticas que afectan a nuestras articulaciones. Comparten algunos factores de riesgo, pero, en general, tanto las causas como el tratamiento difieren en el caso de las dos afecciones.


La artrosis es el desgaste de los cartílagos que hacen la función de almohadilla entre los huesos de las articulaciones. Es un proceso degenerativo e inevitable que afecta varía en graduación y que puede tener diversas causas.


En general, tanto las causas como el tratamiento difieren en el caso de estas dos enfermedades

Por su parte, la artritis es la inflamación de la membrana sinovial. En este caso, el líquido sinovial se desprende por la articulación en vez de ser reabsorbido, lo que erosiona tanto el hueso como el cartílago.


Causas


La artritis, una enfermedad que cuenta con más de 100 tipos distintos, cuenta con diferentes orígenes de la que muchos son desconocidos. Sin embargo, estas son algunas de las más comunes:

  • Las infecciones ocasionadas por gérmenes

  • Traumatismos ocasinados por golpes

  • Enfermedades autoinmunes

  • Enfermedades que apilan cristales en la membrana sinovial, como la gota

En el caso de la artrosis, que comparte algunas de las causas con la artritis, el desgaste del cartílago viene motivado por estas causas:

  • La edad, pues el paso del tiempo es una de las principales del desgaste

  • El sobreesfuerzo de una articulación

  • Movimientos repetitivos en el trabajo


Localizaciones


Una de las grandes diferencias existentes entre estas dos enfermedades son las zonas en las que se desarrollan. El gran número de tipos de artritis existentes hacer variar las zonas afectadas. Así, la artritis reumatoide afecta especialmente a las muñecas a los dedos de las manos; sin embargo, cuando se trata de la gota afecta pies, tobillos o rodillas.


En cuanto la artrosis, esta enfermedad afecta generalmente a las rodillas, a la columna vertebral y a la cadera.


Síntomas


La mayoría de los síntomas de la artritis y la artrosis son diferentes. El más claro síntoma de la artritis es la hinchazón, y también es notable un dolor constante en la articulación afectada. Sin embargo, caben destacar otros síntomas como la fiebre, o el cansancio, así como una posible deformación.


La artrosis tiene a la rigidez como su mayor síntoma, además del dolor al mover la articulación. La incapacidad progresiva de la articulación dañada es otro de los síntomas de la artrosis, así como la pérdida de movilidad.


En el caso de la artritis, la inflamación es el síntomas más visible, mientras que en la artrosis el dolor articulatorio es el síntoma más común

Tratamiento

La artritis se trata a base de medicamentos antiinflamatorios y el reposo de la articulación. Aún así, cada tipo de artritis suele tener una causa, y los métodos de recuperación se adaptan a ella. Por ejemplo, en casos de artritis infecciosos se usan antibióticos, algo que no se utiliza en casos de artritis traumático.


La artrosis no tiene cura conocida, por lo que los tratamientos están dirigidos a mitigar el dolor a base de antiinflamatorios. Otro de los tratamientos buscan mejorar la movilidad de la articulación afectada.

© Assumptio Proinnova Fundazioa 2019

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube