¿Qué es la artrosis? Causas, síntomas, y tratamiento

La artrosis es una enfermedad reumática degenerativa que lesiona el cartílago articular y que afecta al 10% de la población en España. Produce dolor, rigidez, e incapacidad funcional de diversas articulaciones corporales.

La artrosis es una enfermedad reumática degenerativa que afecta al cartílago, así como al hueso y los tejidos blandos de las articulaciones, que son las partes de nuestro cuerpo que nos permiten movernos y funcionar de una manera autónoma. Se da en distintas articulaciones de nuestro esqueleto, siendo las zonas más afectadas la cadera, las rodillas y las manos. No obstante, también suele darse en los pies y en la columna vertebral.


Esta enfermedad produce dolor, rigidez e incapacidad funcional en las articulaciones afectadas. También puede conllevar el desgaste psicológico de la persona afectada, al verse limitado para realizar tareas habituales del día a día.


La artrosis es una enfermedad extendida en la sociedad española, puesto que el 10% de la población padece esta afección. En total, se estima que afecta a siete millones de pacientes y, según la OAFI, Fundación Internacional de la Artrosis, tiene un coste de 4.738 millones de euros para el Sistema Sanitario español. es la primera causa de incapacidad permanente y la tercera de incapacidad laboral temporal.


La artrosis es la primera causa de incapacidad permanente en España

Causas de la artrosis

Si bien el desgaste de los cartílagos es inevitable a medida de que avancen los años, hay una serie de factores que mantienen una relación directa con el deterioro de las articulaciones:

  • Edad. El paso del tiempo y el uso de nuestras articulaciones hace inevitable su desgaste. No obstante, existen diferentes grados de artrosis y, por ende, no afecta por igual a toda la población.

  • Sobrepeso. Pesar más de lo debido es un factor importante, ya que acelera el desarrollo de la artrosis al sobrecargar nuestra estructural corporal. Esto sucede, especialemente, en la zona lumbar, en las rodillas y en la cadera.

  • Traumatismos o sobreuso. Los casos en los que se sufre un traumatismo de mediana-alta energia, como puede pasar jugando al fútbol, caídas de moto, caídas de altura son susceptibles de desarrollar artrosis. Asímismo, los trabajadores que realizan movimientos repetitivos continuamente también tienen más riesgo de desarrollarlo, como es el caso de los manipuladores de martillo neumático.

  • Genética. La genética puede hacer mella en el desarrollo de la artrosis. La mala alineación o las alteraciones hereditarias afectan la forma o la estabilidad de las articulaciones. Por ejemplo, las personas con las rodillas en forma de paréntesis tienen más posibilidades de desarrollar una artrosis de rodilla, puesto que la carga se reparte de manera anómala.

  • Otras enfermedades. Cualquier enfermedad que altere las articulaciones como la artritis, puede dañar el cartílago y producir artrosis.


Tipos de artrosis

Existen cinco tipos diferenciados de artrosis; los de tipo cervical, lumbar, así como de mano, cadera y rodilla. Entre ellos, la artrosis lumbar es la más habitual, pues posee una prevalencia del 15,5% según el estudio EPIDER 2016 que llevó a cabo la Sociedad Española de Reumatología (SER). Le siguen la artrosis de rodilla (13,83%), la cervical (10,1%), la de manos (7,3%) y de cadera (5,1%).


La artrosis lumbar, con una prevalencia del 15,5%, es el tipo de artrosis más habitual entre los afectados españoles

Síntomas de la artrosis

El dolor es el primer y más notorio síntoma de la artrosis. En su primera fase suele aparecer al mover la articulación afectada, y también al forzarlo. El agravamiento de la afección hace que en la segunda fase el dolor se aviva y aparezca incluso en estados de reposo, además de a la hora de ejercitar la articulación. En esos casos, el dolor es más continuado en el tiempo.


Otro de los síntomas es la incapacidad progresiva de la articulación dañada, lo que conlleva la pérdida de movilidad conforme avance el tiempo. También es el origen de diversas contracturas y atrofias musculares, y deformación ósea en la zona dañada.


Tratamiento y prevención

A pesar de que el desgaste de los cartílagos hace mella en toda la población, hay diversas formas de paliar su efecto, e, incluso, prevernirlo de alguna forma. Estas son algunas de las tratamientos no farmacológicos para afrontar esta dolencia:

  • Cuidado con el sobrepeso. Como hemos comentado, el sobrepeso favorece la aparición prematura de la artrosis. La pérdida de peso alivia la sobrecarga a la que están expuestas las articulaciones, por lo que es importante cuidar el peso corporal. El control de la grasa corporal, llevar una dieta equilibrada y tomar alimentos que refuercen nuestras articulaciones es la mejor manera de hacerlo.

  • Camina superficies llanas. Caminar por senderos irregulares, así como subir montañas, a pesar de ser saludable, fuerza nuestras articulaciones, por lo que es desaconsejable mantener una costumbre diaria de caminar por terrenos irregulares. Alterna distintos tipos de superficie.

  • Descansa y reposa las articulaciones. Como en el caso de otras muchas enfermedades, el reposo es una de las mejores formas de ver mejorada nuestra salud. Por ello, es importante descansar en momentos de dolor para controlar los brotes inflamatorios relacionados con esta afección.

  • Deporte sí, brusquedad no. Hacer ejercicio suave o moderado es bueno para las articulaciones, golpearlas unas cuantas veces seguidas no. Nadar, andar en bicicleta o caminar fortalece nuestras articulaciones. Por contra, los traumatismos qué conllevan algunas actividades pueden ser fuente de artrosis. Disfruta con cabeza.

  • Utiliza calzado adecuado. El calzado plano con suela gruesa es la mejor para cuidar nuestras articulaciones. En cambio, el tacón alto no amortigua la pisada y tiene poca absorción de impacto al caminar. El uso de plantillas también es recomendable; reduce el dolor.

  • Trabaja las articulaciones. El fortalecimiento de los músculos es importante para reducir el riesgo de sufrir artrosis. ¡Ejercítate!

La pérdida de peso alivia la sobrecarga a la que están expuestas las articulaciones, por lo que es importante cuidar el peso corporal

Artrosis vs Artritis

Si bien mucha gente confunde la artrosis con la artritis, aunque relacionadas, son dos dolencias distintas. En la artrosis, es el cartílago la zona dañada, y produce dolor cuando los huesos rozan entre sí al haberse deteriorado el cartólago. En cambio, la artitris es una enfermedad inflamatoria, en la que la membrana sinovial produce un exceso de líquido inflamatorio, causando dolor.




© Assumptio Proinnova Fundazioa 2019

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube